Las lesiones de rodilla son muy comunes en personas que practican deportes. Estas lesiones generalmente se producen cuando una persona se ejercita de manera extrema y no se toman las precauciones necesarias para evitar el daño.

Los deportistas tienen un mayor riesgo de lesiones de rodilla debido a la repetición de movimientos y el impacto asociado con el juego. Las lesiones de rodilla más comunes se producen cuando hay una lesión en los ligamentos, los tendones o los meniscos.

Los síntomas más comunes incluyen dolor, inflamación, dificultad para mover la rodilla y una sensación de bloqueo en la rodilla. Para tratarla el médico puede recetar medicamentos para el dolor y la inflamación, y se pueden recomendar tratamientos como la fisioterapia, los ejercicios dirigidos por un profesional y la cirugía en casos graves. La prevención es la mejor manera de evitar una lesión de rodilla. Esto incluye mantener un peso saludable, calentar antes de realizar ejercicios y descansar adecuadamente.